¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

8.3.13

Mujeres, intelectuales y participación


Nunca en estos cinco años he hecho una entrada un poco más sesuda sobre este día. Supongo que porque soy hombre. En los últimos días hemos tenido un montón de historias de género (del género tonto) que van llegando desde todos los ámbitos de la política y la intelectualidad, es decir, de lo que sale en los medios.
El 8 de marzo es lo que es porque un grupo de mujeres reunidas en 1910 decidió marcar éste como su día en homenaje a las protestas de un grupo de trabajadoras neoyorquinas, tal día como hoy en 1857. Puede parecer una tontería, pero esto es arqueología y sólo de la fotografía que ilustra este texto se pueden sacar varias líneas en torno al mundo industrial, los movimientos sociales o el sionismo.
Pero hoy quiero aprovechar este post para hacer publicidad de otro que firmamos para El País varios compañeros y que como nunca verá ahí la luz hemos colgado en el blog de OrJIA. Responde a una entrevista de Nancy Houston del día 3 en la que utilizaba prejuicios sociobiológicos para defender sandeces pseudofeministas. Eso lo podéis leer en el post enlazado, aquí me extenderé en mi pequeña aportación a ese texto, que más allá del acuerdo pasa por el dilema de la intelectualidad.
Estamos cansados de ver a 'opinadores' profesionales, políticos, actores, deportistas y celebrities hablando sobre cualquier tema con mayor o menos fundamento y conocimiento. Desde las últimas 'marhuendeces' a las declaraciones de Toni Cantó o María Dolores de Cospedal sobre hombres y mujeres, pasando por izquierdosos que defienden fascistas o cualquiera de los titulares que hemos podido ver en las últimas semanas. 
Eso es lo que llega a la gente y tanto si nos afecta a los arqueólogos como si no, hemos estado callados ante los usos y abusos de nuestro trabajo y otros debates sociales donde tenemos mucho que decir. Muchas veces me he quejado de que ningún arqueólogo criticara las noticias sobre las pirámides de Micol, o reseñara Tadeo Jones... Es nuestra vida y nuestro trabajo. Pero como puede mostrar el post al que hacía referencia más arriba, también podemos tener voz en otros contextos mucho más cotidianos. El pasado septiembre volví de la EAA con dos artículos bajo el brazo; el primero en un libro finlandés que está a punto de salir, sobre la arqueología en nuestra vida diaria. El segundo en un debate de Archaeological Dialogues sobre arqueología e intelectualidad. En ambos, el hilo conductor es similar. La amplitud de miras de la arqueología nos lleva a encontrar referencias y relaciones por todas partes. Pero no reaccionamos ni participamos de ellas. Uno de los objetivos de la Arqueología Pública es precisamente estar presentes ahí, generando debates en la actualidad social que acerquen las preocupaciones y resultados de la arqueología a la realidad del día a día. Por eso quiero hacer un llamamiento a los arqueólogos con inquietud por el presente para que no duden en participar de estos debates, en los que podemos y debemos tener voz como expertos en sociedades humanas impregnados de filosofía. ¿Somos menos intelectuales que Chomsky? Simplemente no opinamos.