¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

26.9.12

Jet Lag


Hace unos días cenaba unas bolitas de bacalao con Riccardo Frigoli en este curioso restaurante de Brasilia. Hoy me sigo cayendo dormido por las esquinas con esto del 'jet lag'. La verdad es que hasta ahora no lo había sufrido nunca, pero con eso de no dormir en un día y cambiar las horas de vuelta...
¿Y qué narices hacía yo al otro lado del charco? Participar en el TAAS (Teoría Arqueológica de América del Sur).
Ha sido toda una experiencia, en muchos sentidos. En lo que concierne a la arqueología, también. La verdad es que hubo bastante arqueología pública en el congreso, casi tanta como arqueología 'de contrato' (que así la llaman por allí). Con todo hubo dos cuestiones que me apetece destacar; un abismo entre determinados sectores de la Academia y la realidad (llamémoslo utopía o prepotencia), y una deriva 'fringe' en algunos arqueólogos que participaron en el congreso.
1. 'Fringe' - En un par de días comienza en USA la última temporada de la serie de 'ciencia' al límite. En el TAAS tuvimos una charla de ¿arqueología? al límite con una defensa férrea del diseño inteligente y un cuestionamiento de los pares para dejar la puerta abierta a teorías pseudocientífcas en algo que iba más allá del giro postprocesual. Tengo que reconocer que siempre intento estar abierto a muchas cosas, pero algunas me dan miedo, sobre todo cuando no queda claro el objetivo.
2. Boludos - De tres debates, tres enfrentamientos con el sector académico argentino... pleno. No sé si me molestaron más las formas (maleducados prepotentes) o el contenido (totalmente fuera de la realidad), pero la verdad es que no me resultó nada agradable conocer a un par de reconocidos popes de la arqueología sudamericana. Por suerte, había otros 'grandes' que sí me dejaron un gran sabor de boca.
Con respecto a la temática, hubo dos cuestiones remarcables: indigenismo y contrato. Cada cual a su manera dieron que hablar y volvieron a dejar en evidencia algunas posturas.
1. ¿Indiana viene de indio? - Resulta que todo se reduce a colono-opresor-europeo-no-entiende-la-concepción-del-mundo-indígena. Lo gracioso es que lo dicen los descendientes de esos colonos, sin tener tampoco mucha idea. Las formas de aproximarse a las comunidades son tantas como comunidades hay, pero que un Alejandro Haber nos diga que la forma correcta es 'tomárselos en serio' sin más... y que además haga piña para criticar una concepción del 'otro' que su propio discurso deja patente... No sé qué me preocupa más, si esa concepción de 'indio' tan retrógrada que no reconoce otras comunidades que no sean diferentes, o el hecho de que piensen que eso está por encima de otros planteamientos.
2. No me contrates - Pero el tema más curioso es el de la arqueología de contrato. Países como Brasil están ya al nivel de España o el Reino Unido, mientras que en otros como Argentina aún es un tema desregulado e incipiente. Lo que no cambia es un discurso académico contra esta forma de trabajo, que se ve como un ogro neoliberal que trabaja en contra de los intereses de la arqueología. ¿Y si no hubiera arqueología de contrato? ¿Tendríamos que depender de la eficacia y profesionalidad de determinados académicos? Lo curioso del caso es que muchos de los que critican a la arqueología comercial explotan a estudiantes por su propio beneficio y no publican resultados en veinte años... ¿Con qué criterio lo hacen? Simplemente el de la superioridad moral de formar parte de la Academia. Hay un problema mucho más profundo detrás de esto.
Poco más que decir. Un congreso más y una semana menos. Vuelvo contento de haber hecho amigos y de conocer otras realidades interesantes que supongo me habrán abierto un poco más la mente. Creo que el año que viene vuelvo a las Américas...