¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

13.12.13

«El patrimonio es una pesada losa para el desarrollo»

bye bye Mr. Adelson


Hoy nos «sorprenden» con la noticia de que Eurovegas se va... Parecía obvio, pero siempre quedaba ese halo de duda, de creer que el gobierno era capaz de regalarnos por cuatro votos. Parece que ahora las condiciones son inaceptables, pero durante mucho tiempo no lo eran tanto. Unos medios se lamentan, otros se felicitan. A mi los casinos me daban exactamente igual, lo que me preocupaba eran los beneficios de su promotor, claramente desiguales al del resto de españoles. Una pena por los que no van a trabajar ahí. Un alivio para los contribuyentes en general. Algunos, como nosotros los arqueólogos, ya hemos sufrido las consecuencias de este proyecto frustrado. Por eso, para «celebrar» la «derrota» hoy publicaré un texto originalmente escrito para la revista de Hispania Nostra, en respuesta al artículo del D.G. de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. Al final saldrá otra cosilla y esto lo saco de la nevera al blog. Al fin y al cabo ya lo he contado antes...

«El patrimonio es una pesada losa para el desarrollo»
Sobre la nueva Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid


Haciendo memoria
Cuando leo el artículo de opinión de nuestro estimado Director General de Patrimonio Histórico en el número 11 de esta revista, no puedo evitar contestarlo. Hay fechas que quedan grabadas en la memoria y el proceso de la nueva ley madrileña ha dado para muchas. La primera de ellas, mi cumpleaños del año 2011. Ese 24 de noviembre recibí un correo electrónico desde el Grupo Parlamentario Izquierda Unida con las respuestas a una serie de preguntas que se enviaron a la Asamblea de Madrid, entre ellas la PE 195/11 R 3049 que me permitiré reproducir a continuación:
«ASUNTO: Si tiene previsto adoptar la Ley autonómica de Patrimonio Histórico al Convenio Europeo sobre la protección del Patrimonio Arqueológico hecho en la Valletta el 16 de enero de 1992, que entró en vigor en nuestro país el pasado 1 de octubre.
RESPUESTA: En relación con la iniciativa de referencia, se informa que el Gobierno Regional no considera una prioridad la modificación de la Ley 10/1998, de 16 de julio, de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, para adaptarla a lo estipulado en el Convenio de la Valetta, por entender que el patrimonio arqueológico en la Comunidad de Madrid está suficientemente protegido tanto por la Ley autonómica como por la nacional.»
Supongo que la clave está en el «para» y el proceso que empezó en 2009 tenía otro objetivo. Visto el resultado puedo creerlo. Me resulta especialmente interesante el hecho de que uno de los destacados juristas que participó en esas jornadas sea el autor del recurso presentado ante el Tribunal Constitucional y las opiniones autorizadas que han llegado a mis manos durante el proceso (he de reconocer que no he conseguido todos los informes), así como el informe de los propios servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid y más de 6.000 firmas de profesionales del sector de todo signo, no estuvieran de acuerdo con la Ley. El consenso que se había logrado en el ámbito del patrimonio cultural se ha roto por completo en este proceso.
La segunda fecha que no puedo olvidar es el 24 de febrero del año 2012, tan sólo tres meses después, cuando el actual Presidente de la Comunidad de Madrid, entonces Vicepresidente y Consejero de Cultura y Deporte, Ignacio González, anunciaba en un acto oficial la inminencia de una nueva Ley. ¿Cómo era posible que en tres meses se hubiera pasado de no tener que cambiar nada a estar a punto de aprobar un borrador? No voy a alimentar las teorías que han aparecido en prensa, sólo me remitiré a unos hechos que no engranan tan bien como se nos hace creer.
El 29 de mayo del año 2012 nos llegaba el borrador del anteproyecto y nos pusimos manos a la obra. Durante un año, los profesionales del patrimonio cultural, en especial los arqueólogos, hemos estado trabajando en notas, propuestas y enmiendas que hicimos llegar a todos los grupos políticos. Nos hemos reunido en innumerables ocasiones con políticos y gestores, e incluso hemos hecho campañas públicas de protesta cuando las cosas empezaron a verse negras. Es cierto que se recogieron pequeños detalles en el texto definitivo pero, ¿qué podemos esperar de un texto avalado por la frase que titula este artículo? Durante su comparecencia ante la Asamblea de Madrid el 18 de abril de 2013 para presentar la Ley, la Consejera de Empleo, Turismo y Cultura pronunció esas palabras sin el mínimo reparo. Finalmente, el 13 de junio, al filo de la media noche, asistimos a la aprobación de la Ley y ahora sólo nos queda estar vigilantes hasta que cambie el gobierno y se cumplan las promesas, o el Tribunal Constitucional haga recapacitar al actual.

Futuros distópicos
Podría enumerar decenas de ejemplos en los que la ausencia de medidas preventivas para la gestión del patrimonio arqueológico, los silencios administrativos positivos o el fachadismo, ponen en serio peligro a nuestro patrimonio. Son aspectos que no se han podido tocar en el recurso al Tribunal Constitucional, pero que representan las líneas más graves de una nueva Ley que sólo parece agilizar y facilitar para unos, los promotores, mientras que nosotros, los profesionales, seguimos indefensos, desregulados y cada vez más ninguneados ante un desarrollo que es, de hecho, una pesada losa (de hormigón) para el patrimonio.
Pero no quiero ser alarmista, quiero confiar en la administración que gestiona nuestro patrimonio y dar por hecho que los plazos se cumplirán siempre y no tendremos que continuar en los juzgados lo que no se ha querido aceptar en los despachos.
No sé cuál de los dos futuros es el distópico, al fin y al cabo nadie es adivino, pero la experiencia nos dice que si la vieja Ley permitió abusos contra el patrimonio, la nueva simplemente los legitimará. Hace tiempo dije que si un día las leyes no nos querían aquí me iría. A la hora de la verdad pataleé. Ahora me pregunto si esto no es un síntoma del verdadero valor que le estamos dando al patrimonio cultural. Yo quiero un presente en el que poder desarrollar mi trabajo de arqueólogo en las condiciones más dignas. Un presente en el que disfrutar de mi patrimonio cultural y un futuro en el que mis hijos puedan hacer lo propio, sin que el desarrollo tenga nada que ver con ello.
Desarrollo y patrimonio son dos conceptos compatibles. Simplemente hay que gestionarlos bien, ambos.

1 comentario:

Jaime Santo dijo...

Hace poco fui a Coatzacoalcos México y me la pasé genial, me encantaron sus playitas y la comida, la gente es muy amable y te hacen sentir en casa, y lo más importante es que tiene muchos aspectos culturales y vestigios prehispánicos, por ejemplo un municipio no tan reconocido es Coatzacoalcos en donde se puede encontrar mucha información respecto a los Olmecas civilización madre de México, yo hace poco fui (exclusivamente por este motivo), mi único problema fue (como a muchos) encontrar hotel, la verdad no hay muchos hoteles en Coatzacoalcos,por lo que me fui por uno conocido, uno de cadena y la verdad que la pasé muy bien, sin duda una de las ciudades que necesitan más promoción por su pasado prehispánico.