¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

8.4.10

Hedor...

.
.
...seguramente más insoportable que el hedor que ya no desprendían las fosas de la guerra.
Y es que en ocasiones la arqueología se convierte en política. Aunque en el fondo no tenga nada que ver...
Un día un tal juez Garzón por todos y todas conocido se encargó del Gürtel (uno de los sumarios más vomitivos que se recuerda). Entonces cazar con el Ministro de Justicia era sospechoso, y la sombra de la prevaricación rondó al juez. No contento, siguió metiendo cizaña, porque entre otras cosas es una de las herramientas principales que existen para limpiar la mierda política. Y la sombra de la prevaricación volvió a rondarle.
Hoy con tropecientosmil folios nuevos del Gürtel los Otros siguen en sus trece, pero tenemos que lamentar lo que ya era de esperar... la sombra de la prevaricación cayó sobre ese tal juez Garzón.
Y aquí es donde entra en juego la arqueología. Esa que nos ha llevado a muchos a recuperar la memoria de los represaliados durante la dictadura de Franco.
Entonces el tal juez Garzón pidió la partida de defunción de Franco y los Otros se volvieron locos, y clamaron al cielo por la Ley de Amnistía y si Dios les había perdonado por sus crímenes de guerra, entonces el tal juez Garzón ya nunca podría ser competente en la causa, porque Dios puede más y la Democracia también.
Y claro, era cuestión de tiempo que los Otros se querellaran contra Garzón, que la Falange (vamos a empezar a llamar a ciertas cosas por su nombre), que fue el "partido" de Franco y es su memoria, siga manchando nuestra Memoria, con mayúsculas, porque no hablo ya de los represaliados, hablo de España como nación en el mundo.
Ayer se admitió la causa. Y ese tal juez Garzón que fue competente para hacer justicia en Chile, ya no es competente para hacer justicia en su propio país.
Y entonces se dio la gran paradoja. Esa en la que el único condenado (porque pase lo que pase ya ha sufrido su condena) por los crímenes del franquismo es el juez que los intentó juzgar.
.
La moraleja de toda esta historia es sencilla... aún más de 30 años después de la muerte de Franco, sigue siendo un delito ir en su contra por pensamiento, palabra, obra y omisión.
Y el tal juez Garzón no es el único que lo está sufriendo... hay arqueólogos encausados por limpiar nuestra memoria. O es tal vez una cuestión de política, como siempre.
.
En fin... que en días como hoy solo se puede sentir vergüenza y seguir luchando.
.