¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

30.10.13

2066 Crist Drive

Me las prometía muy felices tras leer la nota de EFE publicada en 20 minutos que me pasaba Dani esta mañana... ¡Bien! Un caso de patrimonio conflictivo, forzado por la administración contra el parecer de los propietarios. Pero no, resulta que al final me he encontrado con un caso más de «Lost in translation» periodístico. No voy a echar más leña al fuego, que en un par de semanas me toca hablar de estos temas en un seminario del Museu de Prehistoria de Valencia.

¡Al tema!

Imagen del Mercury News
A medio camino entre la sede de HP y la sede actual de Apple. A 15 minutos de la universidad de Stanford. Una casa cutre, nada que ver con la villa española que se compró años después. Un garaje, una familia entregada y un buen amigo. Steve Jobs es (ha sido) una de las mentes más brillantes de la humanidad. El que cuestione eso es que nunca ha tenido entre sus manos una de sus creaciones y cierra los ojos ante la marca más rentable y la empresa más capitalizada del planeta (meta alcanzada en menos de 40 años). Todo empezó en 1975 con esa muchacha recibiendo broncas si montaba mal un circuito en el salón de esa casa. Unos meses después, ese garaje fue testigo de los primeros ordenadores Apple y de los primeros contratos. Unos meses en los que surgió el monstruo. Eso es suficiente para el pequeño ayuntamiento de Los Altos, un pueblucho al sur de San Francisco y al norte de San José, para querer inventariar la casa como sitio histórico.
La hermanastra de Steve Jobs se queja de que nadie le dijo nada y se enteró por una notica en el Mercury. El concejal dice que le enviaron cartas, pero que de todos modos no necesitan su consentimiento. Ella dice que no se habla con su madrastra (que actualmente vive allí), pero que le parece interesante y quiere ayudar a hacer bien los informes, porque lo que ha leído tiene algunos errores. No hay problema. Esta semana se ha votado la inclusión por unanimidad. La casa donde nació Apple es un sitio histórico.
¿Qué significa esto? Se pondrá una placa en la casa y tendrán que informar de cualquier cambio que se haga, pero ya adelantan que no habrá muchos problemas (por ahora) porque arquitectónicamente no tiene nada especial... Lo importante es el sitio. Y aquí es donde se pone la cosa interesante:
1. Materialidad: El patrimonio inmaterial está normalmente ligado a materialidades muy diversas. Hasta la hermanastra de Jobs forma parte de esa materialidad y no por eso la vamos a meter en formol ni a tenerla en el salón montando circuitos como hacía en 1975. ¿Es una placa suficiente? Seguramente no. La habitación de Jobs ya no será como era en 1976, ni el salón, ni el garaje. ¿Qué preservaríamos dentro de la casa? ¿Tiene algo que ver su estructura con el nacimiento de Apple? Si no se hubieran mudado allí, nunca habría conocido a Wozniak. Si su casa hubiera sido un desastre, igual Wozniak nunca habría emprendido con Jobs nada, o no ahí. Es complejo determinar donde paras. 
2. Tiempo: ¿Os imagináis inventariando como patrimonio histórico el primer taller de Amancio Ortega? Pues sería más antiguo que la casa de Jobs. La primera tienda de Inditex podría ser un buen ejemplo. Pero Inditex no es un buen ejemplo de preservación del patrimonio (especialmente sus valores inmateriales). Ya se discute si se pueden registrar obras maestras de la arquitectura contemporánea, pero no se asume fácilmente en el gremio.
3. Conflicto: ¿Os imagináis...? Ah, no, que ahora se puede hacer cualquier cosa en un edificio histórico madrileño gracias a la nueva ley. Pero precisamente aquí radica la reflexión. Mientras un propietario español se queja y trata de reventar la protección, la hermana de Jobs se queja de que su madrastra no le mandara las cartas, porque le parece una buena idea y quiere participar del proceso.
Conclusión: Me parece una gran iniciativa la declaración de la casa donde nación Apple como sitio histórico, porque aunque sea una historia muy reciente, es historia y pronto la olvidaremos. A ver si vamos copiando por aquí y recapacitamos sobre la historia, la memoria y sus consecuencias, por ejemplo.
Por el momento id a tomar un bacalao rebozado a Casa Labra.

Podéis ver el mapa de la casa, aquí:


View Steve Jobs childhood home in a larger map