¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

¿Es esto sólo un «Hasta Luego»?

El 2 de mayo de 2014 doy por finalizado este blog. Ya no habrá más actualizaciones. Los que me seguís ya sabéis donde encontrarme. Muchas gracias por estos años. El que me encuentre ahora, no tardará mucho en encontrarme de nuevo.
Bye bye

28.6.11

Recurriendo a los mitos siempre se acierta



Autobots vs Decepticons: Campo de batalla la Tierra, más concretamente ¿Giza?

Anoche no podía dormir, así que decidí ver Transformers 2 mientras empezaba a correr un poco de aire. El aire no llegó hasta bastante después de terminar de verla y por lo menos la noche no fue tan aburrida.
Había visto la primera parte y como de vez en cuando tiene uno ganas de acción gratuita, los comerciales de la tercera parte me animaron a ver la segunda para no perder el hilo. Estamos en periodo de entreseries y no hay mucho que hacer por las noches...
Cuál fue mi sorpresa cuando desde el segundo 1 empieza a haber referencias al pasado... se ponía interesante. Pronto la acción cesó un poco y Megan Fox dejó de lucir piernas. La cosa se ponía aburrida para esas horas intempestivas y apareció la palabra 'arqueólogos'. A partir de ahí, no sé bien por dónde seguir.
Resumiendo, los Transformers habían escrito cosas raras en los grandes yacimientos de todo el mundo para dejar constancia de dónde estaban ciertas historias. Entre ellas, una tumba de robots en Petra y una máquina para consumir el sol en Giza. Un millón de tiros y explosiones después, Egipto decía adiós a sus más preciados tesoros nacionales.




No voy a entrar en los problemas geográficos que se plantean con una playa a 100 metros de Giza, Petra a tiro de piedra y otros templos y edificios así al lado. Vamos a darle la licencia al cine, que si no Iker Jiménez se enfada. Tampoco voy a decir nada de la tremenda destrucción de patrimonio porque Megan Fox mira con cara de pena en la foto y seguro que es por eso ;)
En lo que me quería fijar hoy es en la propia idea de los mitos e iconos como apuesta segura.
Esto se ve en frases como 'ya sabía que habían sido los extraterrestres' o el hecho de apelar a un mito fundamental de la frikología, los extraterrestres en la luna (en el mismo título de la tercera parte) y al principal icono de la arqueología (Giza).
Todo esto funciona, por lo que debemos asumir que la sociedad siente atracción por ello. El archaeo-appeal al que apela Holtorf parece claro e irrefutable. El problema reside, una vez más en la imagen que queda sobre nuestra profesión y el objeto de nuestro trabajo. Somos ocultadores de la verdad y esa verdad es que hay 'otros' que hicieron todo lo que hoy admiramos. ¿Por qué es necesario creer eso?
Parece que el fruto de nuestro sustrato cristiano-creacionista y la trampa de la evolución nos siguen colocando en la tesitura ególatra de negar cualquier avance pasado que requiera del mínimo intelecto. No asumimos que pudo haber gente más capaz que nosotros hace mucho tiempo.
La reflexión queda en el aire... las soluciones también.